Nuestra historia y cultura organizacional

 

Nuestra misión es empoderar a las mujeres a través de innovación y oportunidad.

Nuestra visión es una generación de lideresas para una sociedad con equidad.

Por medio de liderazgo local, innovación empática y compromiso para liberar el potencial femenino, Estrella de Mar empodera una nueva generación de “Jóvenes Estrellas” que llevan vidas auto-determinadas e inspiran a otras a hacer lo mismo.

Trabajamos bajo la filosofía del Efecto Chica: la premisa que cuando se les da la oportunidad, las niñas y las mujeres son más eficaces para levantarse a sí mismas ya sus familias de la pobreza. El Efecto Chica es un movimiento basado en el potencial único de las adolescentes de acabar con la pobreza para sí mismas y para el mundo. En el siguiente video Ana Teresa explica por qué ella personifica el Efecto Chica y la importancia de la educación para alcanzarlo.

Nuestros programas están basados en las áreas rurales de Guatemala, un país que tiene la desafortunada distinción de ser  hogar para la peor brecha en equidad de género de este hemisferio.

Hemos abandonado la idea de cambio incremental y la paciencia como una virtud. La necesidad es mucho más urgente que lo que esto permite. En cambio, nos desafiamos a nosotros mismos para dar rienda suelta, en el corto plazo, al potencial de un selecto grupo de Jóvenes Estrellas. Estas jóvenes mujeres son atípicas- abriendo nuevos caminos en una manera sin precedentes, abriendo puertas previamente cerradas para ellas, sus familias, comunidades y miles de otros cambiadores de futuros. Graduadas y miembros del equipo de Estrella de Mar han sido reconocidas por la Prensa Libre, ONU, revista Forbes, Fondo Malala, y Revista Latina.

Como organización, las innovaciones de Estrella de Mar han sido reconocidas en libros académicos y por entidades enfocadas en filantropía con impacto.


Asociación Estrella de Mar inició sus labores en 2008 y fue legalmente constituida en 2010.